Biografía

Rodaje 2

Me llamo Sergio (L’Hospitalet de Llobregat, 1985). Mi pasión por la escritura viene de muy lejos. Desde bien pequeño, siempre había tenido una gran creatividad y una cierta facilidad para escribir. De hecho, todavía conservo algunos de los cuentos que escribí cuando solo era un chiquillo. Y si hablo de escribir, también tengo que decir que leer era una de mis otras pasiones, aunque, hoy por hoy, no tenga el tiempo necesario que me gustaría para hacerlo. Disfrutaba muchísimo leyendo a autores como Julio Verne o Robert Louis Stevenson; admiraba la capacidad que tenían para crear historias que hicieran que el lector se adentrara en la trama y no pudiese parar de leer. A los diez u once años tenía muy claro que de grande quería ser como ellos y convertirme en escritor.

Comencé a escribir de manera seria y profesional a principios del 2008. Desde ese año hasta el 2012, escribí dos libros, pero nunca llegaron a ser publicados. Creo que no era mi momento, porque todavía no tenía el nivel suficiente que exige este mundo tan apasionante, pero tengo que decir que me dieron la base para creer que algún día podría llegar a ser escritor.

A principios del 2012, comenzó a rondarme por la cabeza una idea y empecé a desarrollarla: era una historia policíaca, que quería que fuera muy realista y necesitaba que el personaje principal tuviese un pasado trágico que le hubiese cambiado la vida por completo. Este era el punto de partida. Y de esta idea, nació el protagonista: Óliver Segarra. Pero, por circunstancias de la vida, no pude continuar con la historia y la dejé apartada dentro de un cajón, como se suele decir.

Pasaron casi cuatro años. Las ganas y la pasión por escribir aquella historia, que me rondaba por la cabeza, regresaron con mucha fuerza, y así fue como en mayo de 2017 publiqué mi primera novela, Leyes de Fuego, de manera autopublicada. Un año más tarde, terminé de escribir la segunda parte de la trilogía, El Ocaso del Hielo, también de manera independiente. Durante ese período, me busqué la vida para conseguir que me hicieran reseñas en webs y revistas literarias, no solo en España, sino también en Latinoamérica, como Argentina y México; y tuve la suerte de ir a diferentes radios locales de Barcelona y del País Vasco. Además, escogí un nombre para la Trilogía, que todavía no tenía, y decidí que se llamaría Trilogía de Vidar. ¿Por qué? Soy un apasionado de la mitología nórdica, y Vidar, para la gente que no lo sepa, representaba al Dios de la venganza, el silencio y la justicia; por la temática y por la historia que quería transmitir a los lectores, este nombre me venía como anillo al dedo. 

El tiempo fue pasando, y en agosto de 2019, la Editorial Calíope se interesó por mis novelas y firmé con ella para publicar la Trilogía.          

Por cierto, el 30 de septiembre de 2020 saldrá a la venta el tercer y último volumen de la saga: La Cúspide del Aire.